7 ventajas de practicar yoga durante el embarazo

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Si estás embarazada, el yoga es una disciplina milenaria que puede aportarte beneficios y también a tu bebé. Es por esta razón que tiene cada vez más seguidores. El objetivo del yoga es armonizar mente y cuerpo, pero su práctica sistemática también contribuye a activar el metabolismo, mejorar la circulación sanguínea, estimular el buen funcionamiento de los órganos y fortalecer los músculos. Vamos por parte.

  1. Fortalece y tonifica los músculos

Practicar yoga con regularidad durante el embarazo contribuye a fortalecer los músculos, sobre todo los del suelo pélvico, que son vitales para sostener al bebé y facilitar su paso por el canal del parto. Asimismo, aumenta la elasticidad muscular, lo que ayuda a reducir los dolores que producen las contracciones; y previene múltiples problemas, como los desgarros musculares, que pueden suceder durante el parto.

  1. Contribuye a mantener estable el peso corporal de la madre y el bebé

El yoga es una alternativa excelente para mantener activo el metabolismo de la embarazada favorece la quema de calorías y evita que acumule la grasa. También ayuda a regular el apetito, haciendo que la futura mamá reduzca su consumo calórico, lo cual repercute directamente en el bebé, evitando que aumente demasiado rápido de peso.

  1. Combate algunos malestares propios del embarazo

Con el yoga se pueden aliviar muchas de las molestias típicas del embarazo, como la retención de líquidos y la inflamación, debido a que estimula la circulación sanguínea. Algunas posturas como la Paloma y la Media Luna contribuyen a relajar los músculos que recubren el nervio ciático, aliviando la tensión sobre el nervio, que es la responsable de los fuertes dolores de espalda que experimentan muchas embarazadas durante los últimos meses de gestación.

  1. Mejora el estado de ánimo

Un estudio realizado en la Universidad de Ontario Occidental, en Canadá, mostró que práctica de ejercicios moderados, como el yoga, durante el embarazo es capaz de reducir la ansiedad y el mal humor en las mujeres. Esto se debe a que el yoga estimula la segregación de endorfinas, hormonas vinculadas con la felicidad, haciendo que las embarazadas se sientan más relajadas.

  1. Prepara al cuerpo para el momento del parto

El yoga para embarazadas suele hacer énfasis en los ejercicios de respiración y relajación que, además de estimular la oxigenación de la sangre y tonificar los músculos, contribuye a preparar a la mujer para el momento del parto. De hecho, se ha demostrado que las mujeres que practican yoga durante la gestación se sienten más relajadas en el preparto, lidian mejor con las contracciones y tienen un parto más fácil.

  1. Favorece el desarrollo cerebral del bebé

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Montreal y el Hospital Infantil Sainte-Justine, ambos en Canadá, registró que la práctica de actividad física moderada, como el yoga, favorece la formación y el desarrollo del cerebro del bebé. Los investigadores encontraron que entre los 8 y 12 días después de nacer, los niños cuyas madres practicaron yoga tenían una mejor respuesta cerebral.

  1. Mejora la comunicación de la madre con su hijo

El yoga para embarazadas cuenta con ejercicios específicos que estimulan la comunicación de la madre con su hijo. Por eso, contribuye a mejorar la capacidad de introspección de la madre, así como su concentración y atención selectiva, herramientas que le permiten “desconectarse” del mundo y centrarse en los movimientos de su bebé.

 

Bonus:

Existe un estudio que muestra un aumento en la función inmunológica de la madre, mejorando las defensas de la embarazada.


Etiquetas

Noticias Recientes