Siesta, justa y necesaria

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

El hábito de la siesta es necesario y beneficioso para los menores de dos años, porque en esta etapa se requiere establecer rutinas que aporten estabilidad emocional y ayuden aun adecuado desarrollo neurofisiológico. Sin embargo, a veces esta hora se termina transformando en una batalla con los hijos. Conoce estos tips para que tu hijo duerma como un angelito.

¿Es necesaria la siesta?

Para detectar si los niños son candidatos seguros para dormir siesta como un hábito de todos los días, es necesario establecer:

  • Si a mitad de la tarde tienen ojeras o repentinamente se quedan dormidos a cualquier hora del día.
  • Si se muestran irritables y lloran sin motivo aparente, con signos de cansancio.
  • Si caen rendidos a la hora de la comida, y como consecuencia comen mal y de mal humor.

 El descanso es beneficioso

Es muy importante que las personas que están al cuidado de los niños garanticen su adecuado descanso, ya que gracias a este tiempo de relajación y tranquilidad -que se suma al sueño nocturno- los pequeños recuperan la energía que gastan durante el día. Además, dormir les permite generar hormonas como la del crecimiento, favorecer la producción de anticuerpos y mejorar los procesos de cicatrización y reparación de tejidos, junto con ayudar en la maduración de su sistema nervioso central.

¿Cuánto tiempo debe durar la siesta?

Desde una hora y media y hasta dos horas es lo que debe durar una siesta ideal para un niño de dos años. Lo importante es que comience inmediatamente después de almuerzo, de manera que no interfiera ni retrase el sueño de la noche.

¿Y si ya no quiere dormir?

Si tu hijo se resiste a dormir siesta, definitivamente quiere decir que su organismo ya no la necesita. Si es así, no lo obligues.

Consejos para una buena siesta
1. Deja a tu hijo despierto en su cama, con sus objetos de descanso habituales: osito de peluche o ‘tuto’.
2. Asegúrate que en la habitación no hay elementos distractores, como la televisión o ruidos fuertes.
3. Explícale que al descansar un rato, tendrá más energía para jugar después y que se sentirá mucho mejor cuando despierte.

 


Etiquetas

Noticias Recientes