SIlla de auto Bebesit

Verano seguro con niños a bordo

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Eso de que en Chile, la primera causa de muerte en niños de 1 a 14 años son los accidentes de tránsito parece no afectar muchos conductores. Una cifra que habla de lo poco seguros que son nuestros viajes en auto y de lo expuestos que están nuestros niños.

Cumpla las leyes de tránsito:

– Lo básico es atenerse a lo que exige la ley. Por algo existen las normativas. Verifique la que tenga al día la revisión técnica, la licencia de conducir al día y el auto en adecuadas condiciones de viaje.

– Si es el conductor, ese día no ingiera alcohol. La capacidad de reaccionar baja, expone al resto de los viajeros a un accidente y se expone a ganarse desde una multa hasta la pérdida del documento de conducir.

– Todos los pasajeros debe usar el cinturón de seguridad o algún sistema de retención (menores)

 

 Planifica tu viaje:

– Un viaje largo para un niño puede ser cansador e incómodo. Sobre todo si van a amarrados en algún sistema de retención. Es por eso que es bueno planificar usar la ruta más segura, manejar de manera relajada y tener claro que será necesario detenerse en zonas de servicios por lo menos cada dos horas.

– Debemos cuidar de que los niños viajen con ropa que les acomode. Ojalá ropa de algodón, transpirable, que no se ajuste al cuerpo y permita libertad de movimientos sin presiones.

– Sobre la temperatura del auto, lo aconsejado es entre 21 y 23 ºC. Evitar ambientes excesivamente fríos o caluroso. Nunca dejar que el aire frío del aire acondicionado le llegue directamente al niño. Lo ideal es llevar una manta de polar, chaqueta o toalla a mano para poder tapar en caso de que sea necesario.

La comida pesada, calórica, flatulenta o con muchas grasas se desaconseja antes de iniciar cualquier viaje. Además de provocar mareos, es muy posible que te cause malestar. Un adulto puede ‘aguantarse’ hasta llegar al destino, pero un niño se quejará y llorará, una situación muy estresante tanto para el conductor como para el resto de pasajeros. Dale alimentos ligeros, de buena digestión, y en pocas cantidades. No olvides llevar varias botellas de agua para hidratar. Evita las bebidas con gas.

 

Los temidos mareos, ¿se pueden evitar?

Los niños a partir de los 3 años pueden sufrir mareos cuando viajan en auto. El motivo es que lo que percibe el cerebro no está coordinado con las señales que reciben los oídos, órganos responsables del sentido del equilibrio. El resultado son náuseas, malestar, vómitos, sudoración excesiva, bostezos más frecuentes…

Para evitar los mareos se recomienda una comida ligera y en pequeñas cantidades antes de iniciar el viaje, ya que con el estómago vacío es más fácil marearse. El mejor asiento es el central trasero de manera que el niño pueda fijar la vista en un punto lejano del paisaje. Leer, ver películas en teléfonos aumentan el riesgo de sufrir mareos, al igual que un habitáculo sin ventilar y con temperatura elevada. En el caso de que aparezcan los primeros síntomas, lo primero es abrir la ventanilla y tratar de que el aire le llegue a la cara. Si no se le pasa, tendrás que parar para que se refresque.

 Estudios muestran que los bebés y los niños pequeños son los acompañantes que más distracciones provocan al conductor. En este sentido, la función del copiloto o de cualquier otro adulto que viaje en el coche se convierte en fundamental para ayudar a que el conductor se concentre plenamente en su tarea de conducir.

También puede ocurrir que el conductor sea el único adulto en el vehículo. En ese caso lo más aconsejable es dejar todo lo más a mano posible para que el niño pueda cogerlo sin ayuda. Si es necesario, lo más seguro es parar el coche las veces que sea posible y atender al pequeño.

 

Seguridad dentro del auto

Activar los seguros de puertas para niños: Los pequeños son inquietos y curiosos, y manipular las manillas de las puertas es parte de su exploración natural. Un descuido, por menor que este sea, puede provocar un accidente con graves consecuencias, por lo tanto, es fundamental mantener bloqueadas las puertas traseras.

Evitar transportar objetos contundentes sueltos: Cosas muy pesadas –como bolsos o mochilas-, u otras con puntas como cajas, se pueden transformar en proyectiles al sufrir un accidente o frenado brusco.

Activar bloqueo de ventanas: Siempre será mejor mantener el control mientras se está en marcha. Los niños son rápidos y en pocos segundos pueden quitar tu atención del volante, al sacar manos, brazos o cabeza por la ventana. Resulta fundamental controlar la apertura de los vidrios. Muchos modelos de automóviles tienen la opción de hacerlo desde la puerta del piloto.

SILLAS DE SEGURIDAD

Sistemas de Retención Infantil (SRI), para tomar nota:

– Que la silla sea adecuada al peso, talla, edad y contextura física de tu hijo/a.

– Que el SRI sea compatible con tu vehículo: Tamaño y el sistema de anclaje del auto (isofix, latch o cinturón de seguridad).

– Tener las instrucciones de instalación o buscarlas en internet.

– Que sea compatible con el grupo familiar: todos los ocupantes del vehículo deben viajar cómodos y seguros.

– Que la silla cumpla con la certificación europea o norteamericana vigente. Todas las sillas Bebesit están certificadas. Para tu seguridad, en Chile lo acredita una etiqueta amarilla. En la página del Conaset está el listado de todas las certificadas en Chile (https://www.conaset.cl/sillas-infantiles/)

USOS SEGÚN EDAD Y PESO

Silla nido / huevo
Recién nacidos a 13kg aprox. (45 a 91 cm)
Orientación: Asiento trasero mirando hacia atrás.

Silla con arnés
De 13 a 18kg aprox. (77 a 109 cm).
Orientación: Asiento trasero mirando hacia adelante.

Butaca
De 15 a 36Kg aprox. 99 a 150 cm.
Orientación: Asiento trasero mirando hacia adelante.

UBICACIÓN Y CINTURÓN DE SEGURIDAD

El Conaset recomienda llevar al niño/a en silla hasta que tenga una estatura de 135 cm. Después debe ir siempre en el asiento trasero con cinturón de seguridad abrochado. Los niños/as no deben viajar en el asiento delantero porque el airbag no está diseñado para ellos y puede causarles graves daños en caso de accidente.

 INSTALACIÓN ADECUADA

– La silla debe ubicarse en su posición correcta, mirando hacia adelante o hacia atrás, según corresponda.

– La ubicación central en el asiento trasero es la más segura, siempre y cuando la silla quede bien instalada.

– Todos los sistemas de anclaje son eficaces, ya sea el cinturón de seguridad, latch o isofix. OJO, deben estar bien utilizados y no se deben combinar, a menos que el fabricante lo indique.

– En caso de instalar la silla anclada al vehículo con cinturón de seguridad, se deberá usar un sistema adicional como la así llamada “H”(accesorio) o el broche interno que es parte de la estructura de la silla.

– Es primordial evitar que las correas del arnés queden torcidas, además es importante no ponerlas debajo del brazo ni detrás de la espalda. Para que una silla esté siendo utilizada de forma correcta, el niño debe estar apretado a esta, una medida prudente sería que un dedo quepa entre la correa y el pecho del menor.

Ante dudas, en nuestra web y en Youtube tenemos tutoriales de casi todas nuestras sillas: https://www.youtube.com/user/BebesitChiIe

 http://www.bebesit.cl/recomendaciones-dieciocheras-para-salir-en-auto/

En caso de accidente de tránsito, no vuelvas a ocupar la silla nuevamente ya que sus materiales pueden haber sufrido un desgaste que la hace ineficiente.

 

RECUERDA:

– El ajuste correcto del arnés que afirma al niño/a debe quedar firme para que el niño no resbale por debajo de él, pero que le permita viajar cómodo.

– El anclaje correcto de la silla al vehículo, toma la silla con una mano a cada costado de la base y muévela de manera lateral. El movimiento no debe superar los 2,5 cm por lado.

– No usar elementos dentro de la silla que no incluya el fabricante, como por ejemplo cojines, cubiertas para el arnés o similar.

– Nunca viajes con un niño/a en brazos. No importa lo fuerte que sujetes a tu hijo/a, no podrás mantenerlo seguro en caso de accidente.

– Llévalo SIEMPRE en su silla, por más corto que sea el trayecto y aunque el niño/a se resista.

– La mejor silla no es la de mayor precio, sino aquella que es adecuada para la edad, peso y talla del niño, según el vehículo y que sea fácil de instalar.

– Tu hijo/a debe utilizar silla desde su primer viaje en auto cuando salga del hospital.

 

Silla de auto: No olvides que su uso reduce en un 75% el riesgo de muerte y en un 95% el riesgo de lesiones. Si no lo usas estarás poniendo en riesgo la seguridad del menor.

FUENTE: CONASET

Etiquetas

Noticias Recientes