Lo que no debes olvidar sobre higiene en el recién nacido

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Tener claro cuáles son los hábitos de higiene indispensables para el bebé es muy importante, porque es la manera en que el pequeño se siente cómodo, fresco y relajado. La rutina diaria de limpieza es muy importante para que se mantenga sano.

Los especialistas son enfáticos, el aseo de los menores de un años es muy necesario para una buena salud. ¡Conoce cuáles son los indispensables en materia de higiene!

  • Primer baño: Lo primero que tenemos que saber es que los recién nacidos no pueden sumergirse en la bañera hasta 48 horas después de que se cae el cordón umbilical. De todas maneras, durante estos dos días la madre puede lavarlo con una esponja empapada con agua tibia, pasándola por todo su cuerpo excepto la zona del cordón umbilical.
  • El cordón: El cordón se cae durante las primeras semanas de vida. Su higiene es fundamental para la cicatrización. La limpieza debe hacerse de acuerdo a las indicaciones del pediatra, sin miedo ya que al bebé no le duele. En cada muda se debe prestar especial atención al cordón, evitando que se deposite mugre en la zona.
  • El jabón: No es necesario usar jabón en todo el cuerpo, sobre todo durante las primeras semanas. De todas maneras, se recomienda usar alguno formulado para bebés o un gel sin jabón que limpia sin dañar la delicada piel del bebé.
  • El agua: Debe estar a temperatura corporal de unos 37 ºC. Es muy recomendable usar termómetro para la tina para evitar daños en la piel del niño.
  • El secado:Después del baño, hay que secarlo con delicadeza, dando pequeños toques. Fijarse en dejar bien secos los pliegues de la piel y entre los dedos. Así se previenen irritaciones e infecciones. Los recién nacidos nacen cubiertos de una capa grasa que los protege: la vérnix caseosa. Normalmente, durante los primeros días quedan restos de la misma. No hay que intentar retirarlos de manera brusca, ya irán desapareciendo y absorbiéndose por la piel con el paso de los días.
  • Baño diario. Se recomienda bañar a los bebés a diario. Hacerles una rutina que sea un momento para disfrutar, relajarse y estrechar vínculos con los padres.
  • El cabello. El lavado de la cabeza es parte de la higiene diaria, se realiza durante el baño, con champús poco agresivos, específicos para bebés. Después, se debe peinar el cabello con cepillos adecuados de cerdas blandas. En caso de en la cabeza se encuentre costra láctea o dermatitis seborréica (pequeñas descamaciones grasas en el cuero cabelludo), sirve aplicar aceite de almendras u otro producto específico para costra láctea en el cuero cabelludo durante 10 minutos y retíralo con el champú; después peina el cabello intentando retirar la descamación sin irritar el cuero cabelludo.
  • No se recomienda poner colonia al recién nacido ya que puede molestarle o irritarle el olor tan fuerte, sobre todo si lleva alcohol. La colonia puede ponerse en la ropita y conseguirá el mismo efecto.
  • Cuando ya está totalmente seco y antes de poner la ropa, no olvidar hidratar la piel del bebé. La piel de los recién nacidos tiende a escamarse y es delgada y delicada, porque aún no posee la estructura protectora típica de las pieles de los adultos. Use aceites vegetales (aceite de almendras o caléndula) o bien cremas hidratantes específicas para el bebé, hipoalergénicas y, preferiblemente, sin parabenos ni perfumes.
  • Nariz: Los mocos se tienen que limpiar utilizando suero fisiológico de la farmacia o que tú misma puedes preparar.
  • Oídos: El interior de los oídos no se debe limpiar con bastoncillos. Es mucho mejor que limpiar la parte de afuera de su oído con un hisopo humedecido con agua tibia.
  • Trasero: Si la piel de la zona está enrojecida, hay que aplicar crema calmante y cicatrizante específica, cada vez que se cambie el pañal.
  • Uñas: Los bebés tienen uñas pequeñas  y muy delicadas, por lo que es importante cuidarlas. Use tijeras específicas de punta redondeada o un cortauñas para bebés. Aproveche el momento en que el bebé esté relajado o, incluso dormido. Las uñas de las manos deben cortarse rectas o redondeadas y las de los pies siempre rectas. Es importante que no queden “puntas” que puedan dañar al bebé al arañarse accidentalmente.

 

BONUS: Se puede aprovechar el baño para estimular al recién nacido, por ejemplo, cantando canciones.

Le recomendamos aprovechar el momento de hidratación para hacer un masaje infantil. Esto ayuda al apego, aumenta la inmunidad y relaja al recién nacido.

 


Etiquetas

Noticias Recientes